Nuestra Historia

La Feria de Azuero nació en los albores de los años 40, con el fin de establecer una actividad que fuera solvente y cubriera la economía del área, una vez pasada la época de cosecha de maíz, arroz y sal. En pocas palabras, que llenara el vacío que quedaba hasta que llegara la época de invierno. “Feria Regional de Los Santos” era su nombre inicial y estaba a cargo de un grupo de pobladores de La Villa de Los Santos, quienes, en poco tiempo y a través de rifas y actividades, deciden comprar las primeras hectáreas de tierra, ya que antiguamente se realizaba en los terrenos privados del señor Maximino Vásquez. Por dedicarse a ayudar al sector agropecuario, el banco al que solicitaron el préstamo les informó que solo se lo concederían a agricultores, por lo que Miguel Henríquez (q.e.p.d), Nicanor Sáez (q.e.p.d) y Sergio Henríquez aceptaron ser los deudores.
Por diversas razones, en el año 1947, la feria se deja de hacer y en 1962 un grupo de ganaderos, agricultores y comerciantes se reunieron en la comunidad de Monagrillo, provincia de Herrera, y después de discusiones deciden reactivarla, designando como director al médico Ezequiel Rodríguez. Curiosidades para quienes formaron parte de la Feria Internacional de Azuero, por muchos años, existen historias y curiosidades poco conocidas en la actualidad pero muy dignas de compartir. Por ejemplo, la primera reina de la feria fue la señora Artemis Athanasiades, allá por 1947, y años después, la expresidenta Mireya Moscoso fue candidata, pero no pudo ganar el trono. Durante la segunda etapa de la feria, en 1962, se realizó un reinado con candidatas de todos los distritos.
En aquella época, la representante del distrito de Las Tablas era la reina de la tuna de Calle Abajo y, en represalia, los seguidores de Calle Arriba enviaban sobres con dinero para apoyar a la reina de La Villa, Felicidad Moreno, quien finalmente se convirtió en ganadora. Otro dato curioso es que el presidente que más dinero ha dado a la Feria de Azuero fue Enrique A Jiménez, quién donó 30 mil dólares. Y en cuanto a las instalaciones, años atrás se construyó una inmensa tina subterránea para que en invierno se llenara de agua y poder regar los árboles en la época seca. Figuras memorables No cabe ninguna duda de que gran cantidad de personas han dejado huellas en la feria tras varias décadas de historia. Algunas tienen sus nombres grabados en calles, en pabellones, o en instalaciones de los terrenos.
Otras permanecen en el anonimato, pero con la seguridad de que cumplieron con la labor encomendada con entrega y gallardía, como buenos azuerenses. En ese sentido, podemos anotar que el connotado folclorista y periodista Antonio “Toño” Díaz fue el creador de las presentaciones folclóricas de la Feria de Azuero, las cuales en la actualidad tienen gran presencia y son muy esperadas durante los diez días del evento ferial.
Por otra parte, don José Manuel “Yelo” Ríos, destacado médico veterinario, cumplió con una gran tarea como director de la Comisión Pecuaria de la Feria. En 1979, bajo la presidencia de Domínguez, se le otorga su nombre al Óvalo de Juzgamiento Pecuario, tradicional sede de las exposiciones y concursos ganaderos de gran reconocimiento, incluso en el ámbito internacional. Ríos, junto al conocido radiocomentarista Ángel Santos Rodríguez iniciaron en la década de los 70 un concurso canino que originalmente se ejecutaba en el estadio Rico Cedeño de la ciudad de Chitré.
Pero, desde 1979 hasta la fecha, este concurso se realiza en los predios feriales y llena de mucho entusiasmo a grandes y pequeños.